miércoles, 27 de noviembre de 2013

Experiencias con animales que no os podéis perder

Hace mucho que no os escribo, os tengo un poco abandonados! Pero tengo una buena excusa, que he empezado un trabajo nuevo que me roba todas las horas del mundo. Pero aqui estoy de vuelta, para escribiros una entrada. Para no aburriros publicando sólo sobre Islandia, hoy me he decidido a contaros algunas de las experiencias con fauna local que más me han impactado en los viajes que he realizado (hasta ahora, aún me queda mucho por ver!) Por supuesto haría un listado larguísimo, pero os voy a contar las tres que más me han impactado en mis últimos viajes. A ver qué os parecen J


1 - The Gibbon Experience en Laos.

No sé si los que hayáis estado en Laos conoceréis este tour, pero si habéis estado y no lo habéis hecho, os recomiendo que volváis y no os lo perdáis!! El caso es que no es un tour muy conocido, y por eso poca gente lo hace. Creo que lo mejor del tour es precisamente eso, que no está masificado porque pocos lo conocen. Además, es un tipo de tour ecoturístico, por lo que el número de personas por tour y día es limitado, sólo hacen dos grupos con un máximo de 8 personas, que se separan para hacer el mismo recorrido en direcciones opuestas

La experiencia consiste en hacer un tour de 2 noches/3 días o 1 noche/2 días en la Reserva Natural de Bokeo, en el norte de Laos. Está totalmente integrada en el ecosistema de la Reserva, respetando la naturaleza y a la comunidad local, que participa en el proyecto (los guías son de los pueblos de la reserva). El tour consiste en un trekking por la selva de varias horas cada día, con paradas en cascadas y otros puntos de interés, más una aventura en tirolinas, cruzando la selva de árbol en árbol en ocasiones a través de tirolinas con una altura de hasta 100 metros. Y lo mejor es el alojamiento, en casas construidas en los árboles a las que sólo se puede llegar a través de las tirolinas. Los guías te dejan allí y te llevan la cena y el desayuno (comida local deliciosa y abundante, cocinada a menudo por sus familias). Cuando se llega a la casa del árbol (cada noche una distinta) los guías te explican de nuevo todo lo necesario para hacer las rutas en tirolina y dejan el arnés y todo el material necesario para que los turistas se vayan de tirolina en tirolina sólos o en grupo, decidiendo cuanto tiempo quieren estar y el recorrido que quieren hacer. La libertad es total (lo que puede ser un poco peligroso también).

Además de ver muchos animales durante el trekking (generalmente de pequeño tamaño, réptiles e insectos sobre todo), la actividad relacionada con la fauna que se lleva a cabo, aunque sólo en el tour de 2 noches, es salir de madrugada (cuando todavía es de noche y no se ve NADA mientras sales de la casa en tirolina) para llegar al amanecer a un mirador en otra casa en un árbol y poder escuchar los aullidos de los monos gibón (de ahí el nombre del tour). Es impresionante, están a kilómetros de distancia y se les oye perfectamente. Y si se tiene suerte se los puede incluso ver en la distancia. Yo estoy un poco cegata de lejos, así que no los vi, pero algunos de los que venían en mi grupo sí los vieron. Os dejo un par de vídeos para que veáis las super casas (a unos 70 metros del suelo, no aptas para gente con vértigo) y escuchéis los aullidos de los monos.




El tour se puede contratar en la oficina que tienen en Houay Xai (en la frontera con Chiand Kong, Tailandia); aunque lo recomendable es reservar con antelación por teléfono o email, porque al haber tan pocas plazas puede ser muy difícil conseguir lugar si no se ha reservado. El precio del tour de 2 noches/3 días era de 300 dolares. Nosotros hicimos ese, y es el que os recomiendo, porque se adentra mucho más en la selva y las casas de los arboles son mucho más impresionantes. Aquí os dejo su página web: http://www.gibbonexperience.org/index.php

Por cierto, ir bien preparados con buenas botas y calcetines gruesos porque hay CIENTOS de sanguijuelas, y las cabronas se meten por todas partes! 

Una última anotación es que, aunque os pueda sonar similar a algunos tours en la selva de Tailandia alrededor de Chiang Mai, no tiene nada (pero nada) que ver, que esos también los experimentamos y comparados con esto no son nada.

2 - Nadar con leones marinos en las Islas Galápagos.

Bueno, en realidad, toda la experiencia en las Islas Galápagos, una maravilla de la naturaleza que hay que visitar una vez en la idea. Que sitio tan bonito, tan especial, lleno de animales que se saben tan bien protegidos que no se asustan si te acercas a ellos. Por supuesto, para disfrutar plenamente de las islas, y para poder visitar las más importantes, lo ideal es contratar un tour en barco de varios días. Cada isla es diferente y tiene una fauna distinta, así que ésta es la mejor forma de tener una visión de todas las islas. Otra opción es ir a una de las islas principales (Isabela o Santa Cruz) y contratar tours diarios desde allí, pero así solo se rasca la superficie, y no se llega a visitar los mejor del archipiélago.

Bueno, volviendo a lo de los leones marinos. Galápagos es un Parque Nacional y una Reserva Marina. Las islas son ricas en aves (pingüinos, cormoranes, albatros, gaviotas, pinzones y muchas especies más), reptiles (sus famosas tortugas gigantes o varios tipos de iguanas), cientos de especies de peces (entre ellos varios tipos de tiburones) y muchos muchos leones marinos, que están en cada isla y que no se asustan de la presencia de los humanos.

Una de las actividades que ofrecen los tours en barco es hacer snorkel en diferentes puntos. Nosotros tuvimos la suerte de que una cría de león marino decidió hacernos compañía en una de esas excursiones de snorkel y se puso a jugar con nosotros. Era increíble ver como se acercaba a ti debajo del agua casi hasta tocarte con el hocico y en el último momento hacia un quiebro y se alejaba hacia otra persona. Además, cuando volvíamos al barco, nos siguió nadando e iba dando saltos a nuestro lado. Impresionante.

De Galápagos ya os contaré muchas más cosas en otra entrada, porque es un sitio tan especial que se merece un post entero (o varios!). Para abriros el apetito os dejo un par de fotos de los animales que se pueden observar allí.










3 - Experiencia tortuguera en Costa Rica.

Cuando era pequeña empecé a leer la revista Natura. En ella descubrí que Costa Rica era un país lleno de maravillas naturales y muy rico en fauna. Yo amo a los animales, y desde entonces siempre había deseado poder ir allí a descubrir sus especies. Hace 2 años hice mi sueño realidad, y durante varios días recorrí el país y vi muchos de sus animales. Uno de los mejores sitios para disfrutar de la fauna costarricense es Tortuguero, en el noreste del país, donde se pueden hacer excursiones en bote para avistar aves, monos o caimanes, entre otros animales.

Aunque sin duda la experiencia cumbre en Tortuguero es ver a una tortuga desovar, o mejor aún, ver nacer a una tortuguita y ver como se dirige hacia su destino en el mar, que para nosotros está solamente a unos pasos y para ellas es uno de los recorridos más largos y difíciles de su existencia, plagado de peligros. Nosotros tuvimos la suerte de vivir ambas experiencias.

Costa Rica es un país famoso por la cantidad de especies de tortuga que van a sus costas a desovar, especialmente en Tortuguero (de ahí su nombre). Tras muchos años de acoso turista a las tortugas, con flashes y hordas de gente hablando y rodeando a las tortugas, el gobierno del país se decidió por fin a regular la experiencia. Actualmente, para observar a las tortugas desovar, hay que ir en un grupo organizado (con un máximo de 10 personas), con un guía autorizado. No se puede hablar ni sacar fotos (y menos con flash), ni encender linternas, para no molestar a las tortugas. Los únicos autorizados para usar luces son los guías, que hacen uso de luces especiales para no molestar a los animales. La excursión es por la noche, que es cuando las tortugas salen del agua y realizan un extenuante recorrido (son muy pesadas) hasta la zona donde la arena de la playa se une con los árboles de la selva. Allí cavan un agujero durante varias horas, depositan los huevos y vuelven a tapar el agujero con arena para protegerlo de los depredadores. Después de semejante esfuerzo, se dirigen pesadamente hacia el mar, dejando un rastro en la arena que se asemeja a la huella que dejaría la rueda de un tractor.

Nosotros pudimos ver una tortuga depositando los huevos, y a otra volviendo hacia el mar. Fue increíble. No os puedo enseñar fotos, ya sabéis, hay que respetar a los animales y no molestarlos. Su labor es muy importante.

Pero si os puedo enseñar un par de vídeos del recorrido de las tortuguitas recién nacidas corriendo hacia el mar. Eso es, en mi opinión, mucho más bonito. Para esto no hace falta guía, solo hace falta estar en el sitio adecuado en el momento adecuado, que suele ser cerca del amanecer o del atardecer.

Es posible pasear por la playa de arenas negras volcánicas de Tortuguero (aunque no por toda la zona, hay una parte vedada a los turistas por protección). Nuestro guía de la noche anterior nos dijo que si íbamos a la playa al atardecer o al amanecer y teníamos suerte, podíamos ver a las tortuguitas recién nacidas salir de entre la arena y dirigirse en un esfuerzo supremo hacia el lejano mar. Por el camino muchas perecen porque, antes de llegar, los depredadores (pájaros, mayormente) las arrancan de la arena antes de que se acerquen lo suficiente al agua para que una ola las lleve mar adentro. E incluso cuando llegan al agua tiene pocas posibilidades de supervivencia, ya que allí las esperan otros depredadores.

Nosotros seguimos sus indicaciones, y nos recorrimos la playa de arriba a abajo varias veces, pero no había suerte... cuando ya íbamos a desistir de repente vimos un movimiento en la arena y una cabecita salió, seguida de un cuerpito minúsculo. Está prohibidísimo ayudarlas a llegar al agua, tienen que hacer ese largo recorrido solas. Pero si que pudimos escoltarla para que ningún pajarraco se la comiera en el ultimo momento. Fue una experiencia maravillosa verla moverse cada vez más despacio (las pobrecillas se cansan de remar en la arena) hasta que por fin llego a la orilla y una ola la arrastró hacia el agua.


Sabéis lo peor... que a nuestro guia se le olvidó decirnos que primero sale una, que es como la guia, y poco después salen cientos de ellas que recorren la playa en varios minutos. Nosotros nos fuimos al pueblo tan contentos con la experiencia, y una pareja que llegó a la playa justo cuando la tortuguita llegaba al agua nos contó después que a los 10 minutos salieron cientos más! Nosotros nos lo perdimos por unos minutos, así que si vais allí, no seáis impacientes y aguardad, que la recompensa lo merece... aquí os dejo una muestra J
Y por si estáis interesados, está es la página web del PN de Tortuguero: http://www.acto.go.cr/index.php/en/

                                                                                 Rastro dejado por las tortugas

video
Recién salida del huevo

video
Llegando al mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario